La economía de Francia registró un crecimiento de tres décimas en el tercer trimestre respecto a los tres meses anteriores, cuando también creció un 0,3%, según informó la oficina de estadísticas gala, Insee. Un repunte que se debe al crecimiento del 1,7% de las exportaciones, mientras que las importaciones aumentaron cuatro décimas.
La contribución del comercio exterior se mantuvo positiva, al crecer tres décimas, frente a los ocho décimas del trimestre anterior, gracias al crecimiento del 1,7% de las exportaciones, mientras que las importaciones aumentaron cuatro décimas.

Sin embargo, el consumo de los hogares experimentó una acusada desaceleración al crecer una décima, frente al incremento del 0,4% del trimestre precedente, mientras que se intensificó la contracción de la formación de capital fijo (-1,4%) frente a la reducción del 1% en el anterior trimestre.