Fortis registró una caída en el beneficio neto del primer trimestre por unas difícil comparación con el año pasado, aunque el resultado estuvo en línea con lo esperado por el mercado, con sus negocios de banca y seguros resintiéndose por extraordinarios negativas y la tormenta Kyrill en enero.
El grupo afirma que este fue un 'buen comienzo' y permanece en el camino de cumplir sus objetivos de 2006-2011. El beneficio neto del primer trimestre alcanzó los 1.167 millones de euros, por debajo de los 1.328 millones del año anterior y en línea con las previsiones de 1.108-1.274 millones. Sin embargo, el neto creció 379 millones o un 79% el trimestre anterior.