El grupo Fortis registró una pérdida neta de 20.600 millones de euros en 2008 frente a los 2.300 millones de beneficio que tuvo el año anterior debido, sobre todo, al impacto de la adquisición en 2007 y cesión un año después del banco holandés ABN-AMRO. La entidad informó hoy en un comunicado que el beneficio neto subyacente el año pasado fue de 903 millones de euros (un 61% menos). Las cifras son aún peor de lo que se pronosticó en enero (19.000 millones) y marzo (20.100 millones), sobre todo a causa de una depreciación adicional de alrededor de 550 millones de euros en la cartera de créditos estructurados.