El grupo estadounidense Ford, tercer fabricante mundial de automóviles, estudia vender sus marcas británicas de gama alta Jaguar y Land Rover, tras deshacerse de Aston Martin el pasado mes de marzo, según 'Financial Times'. Ford ha contratado a Goldman Sachs, a Morgan Stanley y a HSBC como asesores en la operación, en la que no se incluirá la firma sueca Volvo, la otra marca integrada su división de lujo Premier Automotive Group (PAG). Land Rover cerró el pasado año con un récord de ventas de 192.500 unidades y es una marca rentable, pero Jaguar registra pérdidas. Los 'números rojos de la división de marcas de lujo de Ford sumaron en 2006 un total de 327 millones de dólares (246 millones de euros).