El grupo automovilístico estadounidense Ford cerrará este mes la venta de su filial sueca Volvo al fabricante chino de vehículos Geely por un importe de 1.800 millones de dólares (unos 1.300 millones de euros).


De la financiación total que Geely requerirá para ejecutar esta operación, el 50% de líneas de crédito procederá de bancos europeos, mientras que la otra mitad será otorgada por entidades chinas.