El Estado tendrá que desembolsar hasta 30.000 millones de euros en prestaciones por desempleo a lo largo de 2009, el doble que en 2008, evidencia suficiente de que España necesita acometer "reformas estructurales radicales", especialmente en el mercado laboral, así como un cambio institucional, para ser más competitiva, según un estudio de la consultora independiente Oxford Analytica publicado por la revista 'Forbes', que señala que "el sustancial gasto adicional en medidas de estímulo está teniendo algún impacto" y que "la recuperación podría ser lenta por la persistencia del paro".