El Fondo Monetario Internacional ha aprobado la distribución de 250.000 millones de dólares en Derechos Especiales de Giro a los 186 países miembros del organismo. De esa cifra, 100.000 millones se destinarán a los países emergentes y pobres. La asignación de Derechos Especiales de Giro es una parte clave de la respuesta del Fondo a la crisis global, ofreciendo un apoyo significativo a sus miembros en estos tiempos difíciles, dijo en un comunicado el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn.