La economía estadounidense realizará muy probablemente un aterrizaje suave, pero no se puede excluir el riesgo de una brusca desaceleración, advirtió este viernes el Fondo Monetario Internacional (FMI), aludiendo a anteriores recesiones.