La agencia estadounidense ha mantenido sin cambio el ráting de Estados Unidos, que continuará de esta forma con la máxima calificación crediticia, la 'triple A'.