La agencia de calificación crediticia ha mantenido sin cambio el ráting de la petrolera española, en BBB+, con una perspectiva, además, 'estable', por lo que no contempla en principio próximas rebajas. Fitch confirma también la calificación de BBB de la deuda subordinada y de las participaciones preferentes de Repsol.