Fitch recortó el panorama sobre la deuda de Portugal en moneda extranjera a largo plazo en negativo desde estable, citando preocupaciones por el impacto de la crisis global en las finanzas públicas dada la debilidad de su economía y los altos niveles de deuda. La agencia califica la deuda de Portugal en moneda extranjera a largo plazo en AA, tercer escalón en la categoría de grado de inversión.