La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings confirmó hoy la máxima calificación de la deuda a largo plazo de España, situada en 'AAA', con perspectiva "estable", gracias a la respuesta dada por las autoridades y a la capacidad de resistencia de las principales entidades del sistema bancario español. Fitch se suma a la decisión de Moody's de mantener la máxima calificación crediticia de España con perspectiva estable, una máxima nota que, por el contrario, sí fue rebajada en una categoría por Standard & Poor's el pasado mes de enero.