Fitch Ratings señaló que su panorama para el sector bancario de Estados Unidos permanece negativo, aunque indicó que muchos de los factores que están afectando a las calificaciones están disminuyendo. La agencia calificadora se enfoca principalmente en los bancos regionales, en donde una porción significativa de instituciones estadounidenses calificadas por Fitch permanece en observación para una rebaja o tiene un panorama negativo. Fitch advirtió que el desempeño financiero fundamental del sector bancario permanecerá mayormente débil durante la mayor parte de este año, aunque agregó que es poco probable que resulte en rebajas de calificación generalizadas.