La agencia calificadora internacional Fitch ratificó hoy a Cajasol la calificación de 'A-' como emisor de deuda a largo plazo, la misma que tenía hasta la fecha, y destacó su buen nivel de liquidez y solvencia con perspectiva 'estable' a largo plazo. Según indicó Cajasol en una nota, esto representa en estos momentos "un hecho muy positivo para la entidad, a pesar del momento económico difícil y complejo que se está experimentando en el sector financiero". Además, Fitch mantiene a Cajasol con una perspectiva de evolución en los próximos uno o dos años respecto a su calidad crediticia 'estable', "un hecho importante, teniendo en cuenta que en los últimos meses las agencias calificadoras han rebajado este ratio a la mayoría de entidades financieras españolas".