La agencia de calificación Fitch Ratings considera que las medidas anunciadas por la UE, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) reducen materialmente el riesgo de un bucle de pánico en la deuda soberana europea y pueden suponer un importante fortalecimiento de la supervisión fiscal en la eurozona, aunque advierte de que por el momento aún no se conocen los detalles del plan, que permitirán valorar sus implicaciones a largo plazo.