La empresa automovilística Fiat planea intentar aliarse con la Corporación Industrial del Automóvil de Cantón (GAIC) en el gigante asiático, tras fracasar su empresa mixta con la firma china Nanjing Auto (NAC), confirmó hoy la prensa china. La futura empresa mixta entre Fiat y GAIC, socia también en el país de Toyota y Honda, planea invertir 4.300 millones de yuanes (468 millones de euros, 629 millones de dólares) en una fábrica de vehículos en la localidad cantonesa de Panyu, según los portales oficiales del Ministerio de Medio Ambiente de China y del gobierno de la provincia de Cantón.
Se espera que la planta alcance una capacidad de producción de 140.000 unidades al año, aunque para poder salir adelante, la creación de la empresa tiene que ser aprobada primero por la Comisión Nacional para la Reforma y el Desarrollo, y la construcción de la fabrica por las autoridades medioambientales cantonesas.

Con todo, se espera que el proyecto, que también aspira a producir 220.000 motores al año, tenga pronto todas las luces verdes necesarias para salir adelante, incluido el visto bueno de la Comisión, que se espera para este mismo mes, adelanta hoy el diario "South China Morning Post".

El acuerdo puede proporcionar a Fiat presencia, de nuevo, en los tres principales mercados del mundo: Europa, EEUU y China, de donde salió en 2007 tras fracasar su alianza con NAC, y después de que Fiat se hiciese con un 35 por ciento de Chrysler y mostrara interés por la firma alemana Opel, en manos de General Motors (GM).

Mientras mantiene sus otras firmas mixtas con Toyota y Honda, GAIC también está trabajando en desarrollar su propia marca de vehículos, que planea presentar durante los Juegos Asiáticos de Cantón en 2010.

"Confiamos mucho en Fiat para el desarrollo de vehículos con nuestra propia marca", dijo al diario chino una fuente no identificada de la compañía cantonesa, lo que explica su interés por un tercer socio extranjero.

La alianza de Fiat con NAC, en la que la firma italiana iba a invertir en 2007 unos 500 millones de euros adicionales, para alcanzar sus objetivos de vender 300.000 unidades en 2010, se vino abajo en diciembre de aquel mismo año, cuando NAC fue absorbida por la Corporación Industrial del Automóvil de Shanghai (SAIC).

La fusión entre NAC y SAIC, que habían adquirido por separado los derechos de fabricación de varios modelos de la extinta compañía británica MG Rover, acabó con ocho años de alianza entre Fiat y NAC.