El consejero delegado Fiat, Sergio Marchionne, afirmó hoy que algunos países han otorgado al sector del automóvil ayudas "muy peligrosas", que ahora obligan a ciertos productores a combatir "con las manos atadas". Marchionne, que se dirigió con estas palabras a la asamblea de accionistas de la empresa, aseguró que unas ayudas coordinadas en Europa para el sector del automóvil habrían "garantizado" una igualdad en el tratamiento hacia "todos los constructores en todos los mercados". El directivo aseguró que la garantía de "unas condiciones y reglas iguales para todos" son una condición "esencial en cualquier contexto competitivo".