El director general de finanzas de Telefónica, Santiago Fernández Valbuena ha incrementado su participación en la operadora con la compra de 50.000 acciones del grupo, a un precio de 21,38 euros, por un importe total próximo al millón de euros. Con esta operación queda claro que no sólo a su presidente César Alierta le gusta la compañía.