El ex presidente del Gobierno de España, Felipe González, afirmó hoy que derrotar la crisis y conseguir que la Unión Europea (UE) mantenga una posición alta en el conjunto mundial exige mejorar la formación de los trabajadores, convertir la jubilación en un derecho y limitar la inmigración a las "necesidades" de los países receptores. González visitó hoy la ciudad de Zaragoza, donde recogió el Premio Aragón Internacional 2010 que le entregó el presidente del Gobierno autónomo, el socialista Marcelino Iglesias, con motivo del Día de Aragón. Este premio lo comparte con el ex presidente de la Comisión Europea, Jacques Delors.