El Comité de Mercados Abiertos de la Reserva Federal decidió el miercóles dejar sin cambios las tasas de interés por primera vez desde el verano pasado, y expresó una preocupación creciente frente a la inflación y las expectativas para la inflación. Sin embargo, los funcionarios dieron indicios de una inminente alza en las tasas, lo que significa que el escenario más probable es el de un inquieto status quo duarnte varios meses en tanto la Fed contrapone una economía débil a las presiones crecientes sobre los precios. El Comité de Mercados Abiertos de la Fed, o FOMC, votó 9 a 1 a favor de mantener la tasa interbancaria federal, o la tasa a la que los bancos se otorgan préstamos entre sí, en su nivel actual del 2%.
Los riesgos de un aumento en la inflación y las expectativas para la inflación han aumentado", señaló la Fed en un comunicado sobre la política monetaria. La pausa del miércoles interrumpió una cadena de siete recortes consecutivos realizados entre septiembre y abril, por un total de 3,5 puntos porcentuales, destinados a evitar que la crisis en el sector de la vivienda y la escasez crediticia llevaran a la economía a una recesión. La Fed también dejo intacta, en el 2,25%, la tasa de descuento que el banco central cobra por los préstamos que realiza a los bancos y firmas de corretaje.