El Banco de la Reserva Federal de Nueva York implementó el martes su segunda operación de acuerdos de recompra inversos tripartitos, como parte de una iniciativa indagatoria para planificar la eventual salida de su actual postura de política monetaria. Los acuerdos de recompra inversa tripartitos, que apuntan a eliminar liquidez, no están diseñadas para tener ningún efecto sobre la política monetaria y, en cambio, se están realizando como parte de un esfuerzo de preparación para cuando la Fed tenga que comenzar a retirar el masivo paquete de estímulo que ha entregado a los mercados en los últimos dos años. El plazo del acuerdo de recompra inversa es de ocho días y la operación se liquidará el miércoles. El monto de la operación suma 180 millones de dólares. Las ofertas presentadas igualaron la cantidad de ofertas aceptadas.