FCC aspira a entrar en Qatar y entrar en el plan de infraestructuras de este emirato, en alianza con la firma local Petroserv. Un acuerdo que atiende a la internacionalización de la compañía controlada por Esther Koplowitz.
FCC prevé obtener del mercado internacional la mitad de sus ingresos, las dos terceras partes (un 67%) en el caso de su división de construcción e infraestructuras, con la que ya ha conquistado esa cota del 50%.

La construcción de un paso elevado entre Qatar y Bharein, presupuestado en unos 10.000 millones de euros; la del aeropuerto internacional de Doha por 7.300 millones, o la del puerto de esta ciudad (5.000 millones) constituyen algunos de los principales proyectos del plan de obras de Qatar, que acaba de ser disignado como sede del Mundial de Fútbol de 2022.

Petroserv es, según FCC, una de las primeras compañias contratistas de obra civil en Qatar, con negocios en infraestructuras civiles, el sector eléctrico y la edificación. Entre sus clientes en el emirato destacan Qatar Petroleum, Qatar Gas, la alemana Mannesmann Demag, la británica Gencor Beverley, la italiana Siemans Val Pomeni, la coreana Hyundai y la española Iberdrola.