Un consorcio formado por Exxon Mobil  y Royal Dutch Shell finalizó el lunes un acuerdo en Baghdad para explotar la primera fase del campo petrolero Qurna Occidental en el sur de Irak, informaron funcionarios del país árabe. Es la primera vez que un grupo encabezado por una empresa estadounidense recibe acceso al petróleo iraquí desde la invasión de 2003. Exxon y Shell se adjudicaron el derecho de explotar el campo en la primera subasta de licencias de la posguerra del país realizada el año pasado.  Bajo los términos del acuerdo a 20 años, Exxon y Shell recibirán 1,90 dólares por cada barril extra de petróleo que extraigan por sobre la producción actual del campo.