Exxon Mobil ha registrado un beneficio neto de 10.300 millones de dólares durante el segundo trimestre, frente a los 10.400 millones de hace un año, lo que supone una caída del 1%. El BPA de la mayor compañía petrolera del mundo se elevó hasta los 1,83 dólares, 13 centavos menos de lo esperado por los analistas.