El oro cayó de los 1680 dólares tres veces a lo largo de la semana, con analistas opinando que trataba de probar resistencias.

La primera, el martes, coincidiendo con la caída de las ventas minoristas de la eurozona, que registraron un retroceso del 0,8% respecto al mes anterior. El país en el que más cayeron en el bloque del euro fue España.

La segunda, y tras conocerse el día anterior que los pedidos de fábrica alemanes crecieron menos de lo esperado el mes pasado, el jueves en la sesión asiática, antes de conocerse la decisión del Banco Central Europeo sobre tipos de interés.

Y la tercera, tras el anuncio de Draghi de mantener los tipos de interés en 0,75% por decimoquinto mes consecutivo, este señaló en rueda de prensa que la economía de la zona euro continuará débil durante la primera parte del año. Draghi manifestó que la política monetaria sigue siendo "acomodaticia". El oro también subió contra la divisa común hasta los 1257 € la onza.

El Fix PM del viernes para el oro fue de 1668,25 $ la onza, reflejando una ligera caída del 0,04% con respecto al mismo Fix de la semana anterior. Con respecto al euro el Fix PM del viernes reflejó una subida semanal del 1,70%.



El Fix de la plata fue sido de 31,52 $ la onza, reflejando una pequeña subida semanal del 0.3%.


A pesar de una semana con varios altibajos, el oro sigue cotizando en plano para los expertos. Según Adrian Ash, analista de BullionVault, esta cotización plana "podría estar apuntando hacia mejores tiempos" para algunos, mientras que otros, creen que el oro ha dejado de brillar y están abandonando el mercado para volver "al de las acciones y otros productos más tradicionales”. Pero, “no podemos dejar de sentir", agrega Ash, "que algo no tan bueno está por venir. El oro y la plata no están en los titulares esta semana, tal y como no lo estaban antes de que la crisis financiera comenzara".