La compañía ha anunciado que pagará un dividendo de 0,21 euros brutos por acción el próximo 5 de julio, como ha acordado en su junta general de accionistas, en la que también se ha aprobado la compra de Telecable,

A través de un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la compañía ha explicado que el pago de dividendo se producirá en ejecución de los acuerdos adoptados por la junta general ordinaria de accionistas que Euskaltel ha celebrado hoy. 

Así, el consejo de administración ha acordado fijar el día 5 de julio de 2017 como fecha de pago del dividendo complementario, con cargo a los resultados del ejercicio finalizado el 31 de diciembre de 2016. 

La compañía realizarña el pago de dicho dividendo a través de la Sociedad de Gestión de los Sistemas de Registro, Compensación y Liquidación de Valores (Iberclear) y sus entidades participantes, previa práctica de las retenciones a cuenta de impuestos que procedan, en su caso, con arreglo a la normativa fiscal aplicable, actuando Norbolsa, Sociedad de Valores como agente de pago del dividendo.

En la junta de accionistas, Euskaltel también ha respaldado la compra de Telecable de Asturias a la británica Zegona.

Euskaltel alcanzó a mediados del pasado mes de mayo un acuerdo con Zegona para adquirir el 100% de la asturiana Telecable por 686 millones de euros, una operación que supone la incorporación de Zegona como accionista del grupo de telecomunicaciones con el 15% del capital.

Euskaltel adquirirá la totalidad de las participaciones sociales representativas del capital social de la compañía Parselaya, titular indirecta de la totalidad del capital social de Telecable de Asturias, a la entidad de nacionalidad británica Zegona Limited.

Según ha explicado Euskaltel, la adquisición de Telecable supondrá la consolidación de la compañía en el mercado de las telecomunicaciones, creando un grupo que en 2016 habría alcanzado una facturación combinada de más de 700 millones de euros, con un ebitda ajustado que se situaría en el entorno de los 350 millones y con una generación de caja de más de 220 millones.