Comenzamos el año con Estados Unidos evitando lo peor, el acuerdo alcanzado en el Congreso para que las subidas de impuestos se limiten al 2% cancela buena parte del riesgo fiscal favoreciendo la apuesta por los activos globales de riesgo como el euro o la libra. Mantenemos por tanto el mismo discurso que el último trimestre del año, apostando por la recuperación definitiva de la divisa europea hasta niveles de 1.35 y con claras posibilidades de 1.40.

En los eventos de trading de Valencia y Bilbao hicimos operativa en vivo apelando a los mismos parámetros técnicos de los que llevamos hablando las últimas semanas. El doji o martillo con sombra de Noviembre, haciendo pullback al canal bajista quebrado y consolidando el soporte de los 1.29, fue lo suficientemente potente como para proyectar el 50% del rally bajista que se observa en el gráfico. No deben sorprendernos retrocesos hasta los 1.30 durante este trimestre antes de que el precio agarre direccionamiento definitivo, pero la visión es totalmente alcista. Vamos a seguir a partir de las siguientes semanas lo que acabo de comentar y el potente hombro-cabeza-hombro que amenaza con pulverizar todas las resistencias claves de largo plazo.



En otros cruces como gbpjpy y eurjpy, como también comentamos, se presentan excelentes oportunidades. Especialmente el segundo cruce no da lugar a ningún retroceso y solo tenemos velas de breakout. Ya tenemos al eurjpy en el 200 SMA, las perspectivas de flexibilización cuantitativa ilimitada en Japón solo puede ir debilitando el yen, y estamos ante un claro escenario de resurgimiento del carry trade. Os dejo un gráfico interesante que refleja como el wedge de largo plazo ha ido estrujando poco a poco el precio, anunciando el agotamiento de la tendencia bajista de largo plazo con olas cada vez más pequeñas simuladas por divergencias. La formula logarítmica del RSI no ha hecho otra cosa que ofrecer resistencia matemática al precio con nuevos mínimos cada vez menos contundentes.