Como ayer sucediera con Alemania, las exportaciones de China han decepcionado, si bien en este caso la percepción generalizada es que los datos vienen estando sobredimensionados.

 La renta variable global tiende a avanzar y los diferenciales de crédito y soberanos a reducirse, pero seguimos viendo pequeños riesgos correctivos para la primera a corto plazo, asociados sobre todo a los datos económicos.

El Euro de momento mantiene bien el soporte de los 1,2950 en su cruce con el dólar y el escenario más relajado de las primas de riesgo vuelven a colocar los niveles de volatilidad diarios por debajo de los 100 puntos básicos en todo los promedios de corto y largo plazo. En este sentido, estamos asistiendo a un transvase de deuda soberana de países como Japón hacia deuda periférica europea aprovechando el spread de rentabilidad e incrementando las posiciones de carry trade. Seguiremos atentos a la resistencia de los 100 puntos de rango diario eurusd dada la su alta correlación en volatilidad con las primas de riesgo europeas.

Grafica 1



Técnicamente hablando y después del retroceso del año al “typical price” el precio viene con bastante “vapor” después de traspasar 200 SMA diario. Seguimos siendo alcistas y la pauta de consolidación con la que llevamos insistiendo hace meses de momento se mantiene bien, con una vela provisional de abril prácticamente envolvente que recupera el bollinger y el 38% del retroceso. No hay ningún motivo para no pensar que no vamos a volver a máximos de 1,37 dólares por euro o incluso superarlos.

Grafica 2


La posición larga que abrimos en el cruce eurusd en la última sesión de trading en vivo sigue abierta con el objetivo fijado en la zona de 1,3202.

El yen con respecto al euro sigue en la misma espiral de depreciación. Tal y como comentamos en los trading room de Valencia & Bilbao las fuertes divergencias contra la tendencia sustentadas en la formula logarítmica del RSI nos anunciaban una fase de acumulación de euros coincidente con un cambio de tendencia en toda regla en el cruce eurjpy. Los fundamentales posteriores en términos de recompra de bonos ilimitada por parte del BOJ continuaron depreciando a la divisa nipona pero el precio ya descontaba algo poderoso.

De forma razonable el euro se posicionara en niveles de 140 euros por yen teniendo en cuenta el escenario de inflación proyectado en Japón y la vuelta en toda regla al carry trade si los activos globales de riesgo definitivamente cobran fuerza. A pesar de los malos datos de empleo de la semana pasada en EEUU tiene todo bastante mejor aspecto que en la misma coyuntura de máximos históricos del S&P y DJ30 en 2007. La semana que viene lo explicaremos en detalle.