El apoyo del Eurogrupo a la periferia europea y las palabras desde la fed y el Banco de Japón a favor de la continuidad o la expansión de los estímulos monetarios han contribuido a cierta mejora de la confianza.
El Euro continúa su fuerte retroceso con el dólar desde que se abortó el “asalto” a la media móvil semanal de 200 periodos. Como podemos observar en el gráfico, se esta formando una pauta de consolidación que debería llevar al cruce en los próximos días por lo menos a la zona de 1.3200. Insistimos, tal y como dijimos la semana pasada, que el cierre de Marzo arriba de 1.3350 es imprescindible para que el cruce vuelva a recuperar su senda alcista hacia los 1.40. 



Por otra parte, soporte de calado en la zona de 1.2950 coincidente con el 38% del rally iniciado desde la ruptura del canal. Recordamos que en torno a 1/3 de un rally bien definido, los market-makers suelen efectuar break-even de su precio promedio respecto a las posiciones que toman contra sus clientes, con lo que cubrirían en este caso sus cortos. Estamos por tanto en el vértice de un potencial punto de rebote, donde el Euro necesita recobrar los 1.3450 para retomar el “vapor” que tenia el cruce los últimos meses y traspasar definitivamente los 1.3350.

Los malos datos de paro la semana pasada y la incertidumbre en Italia pueden poner al BCE en alerta pero no se espera un recorte de tipos mañana. Estaremos atentos a la rueda de prensa y los típicos vaivenes del mercado en cuanto Dragui empieza a contestar la batería de preguntas.