Las desafortunadas declaraciones de ayer del presidente del Eurogrupo devolvieron los temores de contagio financiero a los mercados europeos, que pueden continuar lastrados a corto plazo. 

El Euro continúa su depreciación frente al dólar rompiendo soportes claves y amenazando de golpe con cambiar la tendencia durante el resto del año.
Antes de las declaraciones comentadas, el par tuvo una apertura semanal muy potente coincidiendo con el acuerdo de rescate, colocándose arriba de 1,30 y transformando en rebote las divergencias que se observan a nivel diario justo por debajo de la media móvil de las 200 últimas sesiones. Estas divergencias siguen amenazando fuertemente por recuperar el 200 de vuelta.



En capitalización superior, se sigue formando una pauta de consolidación a nivel mensual que debe reactivarse a partir de la semana que viene si el par se posiciona en los 1,3050. El retroceso no ha finalizado y estaremos atentos al cierre de esta semana que además es cierre de mes, por el momento el par pierde el bollinger y los 1,2950.