El beneficio neto anual de Vodafone Group se redujo hasta menos de la mitad del obtenido un año antes porque la mayor empresa de telefonía móvil del mundo rebajó en 5.900 millones de libras el valor de sus operaciones en Turquía, España y Ghana debido al empeoramiento del clima económico. El beneficio neto cayó a 3.080 millones de libras desde 6.600 millones, tras el cargo de 5.900 millones debido, principalmente, al menor valor de sus operaciones en España por la recesión.


La cifra de negocio anual de Vodafone aumentó un 15,6% a 41.000 millones de libras, gracias a los favorables efectos del canje de divisas, aunque en términos proforma orgánicos -que no contabilizan los efectos de las divisas y sí los activos adquiridos hace más de 2 años- la facturación creció tan sólo un 1,3%.

El beneficio de explotación antes de descontar los gastos por depreciaciones quedaron en 11.800 millones de libras.

Según Vodafone, el cash flow libre se situó en 5.700 millones de libras y el dividendo final será de 5,2 peniques por acción.

El programa de recorte de gastos de 1.000 millones de libras se aceleró y más del 65 por ciento se realizará en el año fiscal 2010. 

Con todo, el cargo contable no redujo el flujo de caja libre del grupo, que es la medida de rentabilidad preferida por la compañía y el motor de su dividendo, que subió un 2,5% interanual a 5.700 millones de libras, tal y como esperaba el mercado.

El grupo prevé generar un flujo de caja libre en 2010 de entre 6.000 millones de libras y 6.500 millones, a pesar de que las condiciones en los mercados seguirán siendo complicadas y los ingresos en Europa tenderán nuevamente a la baja.