España y Francia aspiran a poder intercambiar vía gasoducto unos 7.000 millones de metros cúbicos de gas al año a partir de 2013, lo que supone un aumento del 125% respecto a la capacidad de transporte desde Francia -3 bcm- y del 4.400% respecto a la de España, que ahora es prácticamente nula.