Lo ha confirmado el Instituto Nacional de Estadística a primera hora de la mañana. La economía española creció una décima menos en términos intertrimestrales, aunque cabe destacar la positiva aportación de los flujos externos de capital frente a una demanda nacional de capa caída.


El Producto Interior Bruto generado por la economía española registró un crecimiento del 0,2% el segundo trimestre de este año en comparación con los tres meses precedentes, según informó este martes el Instituto Nacional de Estadística.

De esta manera, el crecimiento del PIB se modera una décima en comparación con el registrado en el periodo enero-marzo, cuando fue del 0,3%. En comparación con el mismo trimestre del año anterior, la economía española creció un 0,7%. En el primer trimestre, el crecimiento en tasa interanual fue del 0,8%.

Esta estimación adelantada por el INE supone la ratificación del dato avanzado por el Banco de España el pasado 5 de agosto.

Según el INE, el crecimiento es consecuencia de la aportación "muy positiva" de la demanda externa, parcialmente compensada por la contribución negativa de la demanda nacional.