España ha conseguido una tasa de empleo femenino del 55,5% en 2007, lo que supone el mayor progreso, con un total de 20 puntos porcentuales, en los últimos diez años, aunque la cifra española todavía está claramente por debajo del objetivo de Lisboa (60%), según datos de la OCDE recogidos por el Instituto de Estudios Económicos (IEE). Durante la década de 1997-2007, se ha producido un avance en las tasas de empleo de las mujeres en el conjunto de países de la OCDE. De hecho, el promedio se ha situado en un 57,5% en 2007 en comparación con el 54,2% en 1997.