El Instituto de Estudios Económicos calcula un crecimiento para España del 0,6% de cara a este año, muy por debajo de las previsiones del Gobierno que lo cifran en el 1,3%.

De cumplirse estos datos, España será el país con menor crecimiento de la Unión Europea y cuyo PIB sólo superará a dos países comunitarios, como son Portugal, para el que se ha previsto una tasa negativa del 1,3%. y Grecia, con una caída en su PIB del -3,3%.