La escuela de negocios Esade advirtió hoy de que ninguna de las reformas laborales de 1996 y 2002, que perseguían impulsar la competitividad de las empresas a través de la rebaja de las cotizaciones y la eliminación del salario de trámite, se tradujeron en una reducción de la tasa de desempleo, y lamentaron que tanto patronal como Gobierno planteen una reforma "cortoplacista" para repartir responsabilidades por la crisis.  Así lo puso de manifiesto la profesora de Derecho Laboral de Esade Esther Sánchez, quien vaticinó que acometer una sexta reforma del mercado de trabajo en los términos propuesto por la CEOE y el Ejecutivo "corre el riesgo" de acrecentar las diferencias de la economía española con respecto a la UE.