Ericsson ha anunciado un recorte de sus previsiones de resultados para el tercer trimestre del año debido a unos menores ingresos provenientes de la mejora y expansión de redes, lo que también ha afectado a los márgenes. El gigante sueco de infraestructuras espera ahora unas ventas de 43.500 millones de coronas suecas (unos 4.763 millones de euros), un beneficio operativo de 5.600 millones de coronas suecas y un flujo de caja negativo de 1.600 millones para el período.