Ericsson registró un beneficio neto de 1.900 millones de coronas suecas ó 319 millones de dólares durante el segundo trimestre del año, lo que supone una caída del 70% respecto a igual periodo de un año antes. La cifra fue además inferior a la previsión que manejaban los analistas. La compañía acusa estas cifras a la caída que ha registrado la debilidad de la división de redes y a las modestas ventas de su división Sony Ericcson. El beneficio operativo cayó hasta los 2.890 millones de coronas, frente a los 9.260 millones del pasado ejericio. Ericsson ha reiterado su proyección de "resultados planos" para el conjunto del ejercicio en su división de infraestructura móvil.
Las ventas se incrementaron un 1,9% a 48.530 millones de coronas en el mismo periodo comparativo, en línea con las expectativas de los analistas, que esperaban un beneficio de 47.510 millones de coronas. El beneficio operativo descendió a 2.890 millones de coronas, comparado con los 9.260 millones del segundo trimestre de 2007, mientras que el margen de redes cayó al 10%, respecto al 19% del mismo trimestre de hace un año. Ericsson reiteró su proyección de resultados "planos" en 2008 para el segmento de la infraestructura móvil. El consejero delegado de la compañía, Carl-Henric Savenberg ha destacado que "las ventas se han estado recuperando en Estados Unidos. Europa Occidental continuó débil y vemos buen desarrollo en la mayoría de mercados de elevado crecimiento". Además, señalaó que "el continuo descenso del dólar afectó negativamente al crecimiento de las ventas y los márgenes durante este trimestre". La acción se ha visto afectada en los últimos meses por una advertencia sobre resultados que realizó Sony Ericsson, la empresa conjunta de móviles que desarrolla con Sony Corp. (SNE). Ericsson realizó su propia advertencia sobre resultados en octubre.