Vodafone Group anunció hoy que los ingresos anuales del mayor grupo mundial de telefonía móvil se situarán en la parte baja de la horquilla prevista (39.800-40.700 millones de libras) por la debilidad económica y operativa observada en el primer trimestre, en el que no obstante las ventas registraron destacados incrementos. En el primer trimestre, la facturación creció un 19,1% (un 1,7% en términos orgánicos) hasta los 9.800 millones de libras. El consejero delegado de la compañía, Arun Sarin, ha señalado que "a pesar de un entorno operativo más desafiante seguimos beneficiándonos de la diversidad de nuestros activos y servicios, y el fuerte crecimiento de ingresos en el área EMAPA (mercados emergentes y Asia Pacífico) y los ingresos por datos compensan la debilidad de España". Precisamente la desaceleración del consumo en el mercado español lastró las ventas de la división europea, que bajó un 0,2% en términos orgánicos.
Los resultados y comentarios de Vodafone han provocado un desplome de más del 6 por ciento en la apertura de los títulos de Telefónica en Madrid, mientras que Vodafone, por su parte, se desplomaba en Londres un 12%. En este sentido, la operadora explicó que España se vio "particularmente impactada por los efectos económicos y competitivos". Los servicios de comunicaciones representaron un 15% de la facturación total del grupo. De ellos, los ingresos por datos ascendieron a 664 millones de libras a cierre de junio, lo que supone un crecimiento orgánico del 29,4%. Por áreas geográficas, los ingresos por servicios se incrementaron un 15,7% en Europa, debido a un fuerte cambio de divisas, aunque orgánicamente registraron un descenso del 0,2%. Vodafone, sin embargo, ha confirmado sus previsiones de beneficio de explotación y flujo de caja.