El fabricante sueco de equipos de telecomunicaciones Ericsson reiteró hoy su visión de que el mercado de infraestructuras móviles se mantendría plano durante el presente año, y desmintió los rumores respecto a la posible emisión de un 'profit warning'. "Se trata de un información completamente equivocada", dijo Jana Mancova, portavoz de la compañía. La mayor empresa mundial de redes de telefonía móvil, que celebra hoy su junta general de accionistas, había anticipado el pasado mes de febrero que era "prudente estar preparados para un débil mercado de infraestructuras móviles".