Dura jornada en el selectivo español, con importantes caídas para las principales entidades bancarias. BBVA y Santander cotizan en estos momentos con caídas superiores al 7%. EEUU, Grecia, deuda soberana y ahora Société Genérale y Hungría… suma y sigue en la ya larga lista de cosas pendientes de arreglar en los mercados.
La jornada no está trayendo buenas noticias para el parqué español. Según David Pomfret, analista de EBN Banco, el mercado sigue muy nervioso y hoy se está moviendo por las noticias que llegan del otro lado del atlántico y por el renovado miedo en las economías europeas, además de esos rumores sobre posibles pérdidas en operaciones con derivados por parte de Société Générale, que hacen caer a las grandes entidades financieras por encima del 7% un a las 17:15 horas. Mientras la entidad francesa se defiende afirmando que no comenta sobre rumores de mercado, el valor cae en estos momentos por encima del 7%.
 
Otro punto caliente de la jornada lo tenemos en Europa. Parece que Grecia no fue la única que mintió y falseó los datos relativos a su economía. Hungría ha sido la siguiente en vestirse de Pinoccio; el portavoz del gobierno húngaro Péter Szíjjártó ha afirmado que el gobierno anterior manipuló los datos económicos del país y que la situación es muy grave, tanto que no se descarta el default. Si bien el peso de la economía húngara no parece ser demasiado, lo cierto es que esto cae como un jarro de agua fría entre los integrantes europeos, que ven como la lista de problemas a resolver va aumentando de manera significativa.
 
Pero la cosa no acaba aquí… el dato de paro publicado por Estados Unidos no ha satisfecho las necesidades ni las previsiones del mercado que apuntaban, por lo menos una reducción en la tasa de desempleo de al menos 500.000 personas. Pero lo cierto es que el dato se ha quedado en los 431.000 nóminas, lo que según los expertos pone en duda la solvencia de la recuperación económica y es que el 9.7% de paro del país transatlántico sigue siendo un dato preocupante.
En la otra mano
 
 Todos estos ingredientes han hecho saltar las alarmas en el mercado de deuda. Otra vez, y por quinto día consecutivo la prima de riesgo ha vuelto a marcar un máximo histórico. Fitch fue la última en bajar el rating de la deuda española y no sería descabellado pensar que Moody´s será la siguiente. La deuda española está siendo duramente zarandeada desde muchos frentes, según muchos expertos de manera exagerada. Toda esta debilidad en la eurozona se ha traducido en un euro en cotas de mínimos históricos, en concreto en los 1,20 dólares.
 
Con todo esto el Ibex pierde la cota psicológica de los 9.000 puntos. Los más castigados de la jornada las entidades financieras, las ya comentadas BBVA y Santander (por encima del 7%) y como compañero de lujo, Iberdrola, con recortes en torno al 4%. Telefónica y Repsol se dejan más de un 2,5%.
 
Aún así los expertos aseguran que la primera resistencia clara estaría en  los 8.800 puntos, por lo que de momento seguiríamos moviéndonos en un rango lateral que los analistas sitúan entre los ya citados 8.800 puntos y los 9.500, clara barrera a superar.