La Comisión Europea saludó hoy las medidas de corrección propuestas por la empresa energética alemana E.ON para responder a las preocupaciones de Bruselas respecto a algunas prácticas que podrían ir en contra de la legislación comunitaria y ser consideradas como abuso de posición dominante. Así, E.ON se compromete a realizar una gran reducción estructural de las reservas a largo plazo de las capacidades de gas que impiden a sus competidores proporcionar gas a los consumidores conectados a la red de E.ON.