El consorcio energético alemán E.ON revisó a la baja su plan de inversiones para los periodos 2007-10 y 2009-11 debido a "un marco económico significativamente más difícil". E.ON informó hoy de que en vez de los 63.000 millones de euros que se había previsto invertir de 2007 al 2010 se invertirán 60.000 millones de euros, es decir 6.000 millones menos. Para el siguiente trienio, la compañía invertirá 30.000 millones en lugar de los 36.000 millones de euros proyectados inicialmente.
Aun así, el programa de inversiones de E.ON es el más importante de la industria energética.

El consorcio, que hoy presentó resultados del ejercicio 2008 y adelantó pronósticos para 2009, preciso que a partir del año en curso y hasta 2011 se invertirá una media anual de 10.000 millones de euros.

Dos tercios de esa cantidad irán a planes de crecimiento, especialmente en Rusia, Eslovaquia, Bélgica y Holanda.

El tercio restante se destinará a la mejora de las plantas y redes de distribución en Alemania y Reino Unido.

En cuanto a las inversiones en energías renovables, E.ON no cuantificó las mismas, pero destacó que serán importantes en tanto que se trata de un sector en crecimiento.

E.ON quiere hacer de este segmento en expansión uno de sus negocios punteros, especialmente en la energía eólica y solar.