La eléctrica alemana E.ON, que se quedó con la filial que Endesa tenía en Francia, va a recortar el plan industrial que para ese país había diseñado la compañía española, lo que se traducirá en renunciar a varias centrales, reveló hoy "La Tribune". El diario económico francés avanzó hoy que E.ON presentará el próximo día 25 al comité de empresa de la SNET (antigua Endesa Francia) su propio programa de inversión, notablemente menos ambicioso que el de la eléctrica española (ahora controlada por la italiana Enel), que en 2007 había lanzado una iniciativa para doblar la capacidad del que es el "número tres" del sector en Francia. E.ON no construirá centrales térmicas de gas en Montceu-les-Mines ni en Meyreuil-Gardanne, y se limitará a hacerlo en Hornaing y en Saint-Avold.