La empresa alemana E.ON, la segunda mayor eléctrica de Europa, elevó el miércoles su pronóstico de beneficio neto ajustado en 2008, tras anunciar un resultado superior al esperado en el primer semestre. El beneficio neto de 2008, ajustado por efectos extraordinarios, aumentará entre un 5 y un 10 por ciento, según dijo la compañía en un comunicado, tras prever anteriormente un "ligero" crecimiento que E.ON cifró entonces en un máximo del 5 por ciento. El beneficio neto ajustado del primer semestre, al igual que los ingresos antes de intereses e impuestos (EBIT) ajustados de la empresa de servicios públicos, superaron las expectativas. El beneficio neto ajustado subió a 3.300 millones de euros, en comparación con los 3.200 millones de euros estimados en promedio por 12 analistas sondeados por Reuters.