Dominion, una de las mayores compañías de energía de Estados Unidos, ha vendido los activos que le restaban en el Golfo de México al grupo italiano Eni por 4.730 millones de dólares. La compañía estadounidense está abandonando los negocios de exploración y producción, excepto algunos intereses en la región de los Apalaches, para concentrarse en sus negocios de generación y distribución de energía, entre otros.