El grupo energético italiano ha reducido su línea de crédito para financiar la compra de Endesa a 19.500 millones de euros tras colocar con éxito 2.300 millones de euros en bonos entre inversores minoristas italianos.