El consejo de administración de Endesa ha acordado que la compañía deje de cotizar en la Bolsa de Nueva York el próximo 5 de diciembre, ya que el free float correspondiente al mercado neoyorquino representa menos del 0,3% del capital de la eléctrica. Además, el volumen de negociación en la Bolsa de Nueva York en los últimos doce meses representa menos del 1% del total negociado en todas las bolsas en las que cotiza la compañía. La escasa liquidez que aporta ese mercado y los costes que para la sociedad representa su mantenimiento han llevado al consejo de Endesa a adoptar la decisión de abandonar Wall Street. De hecho, la empresa ya ha cursado la oportuna notificación a al Bolsa de Nueva York.