Endesa registró una caída del 1,13% al cierre de la sesión, que situó el precio de sus acciones en 26,36 euros, después de que su consejo de administración resolviese por unanimidad "interponer los recursos que procedan, en defensa del valor de la compañía y de los intereses de sus accionistas", contra la resolución de la Comisión Nacional de Energía (CNE) que supeditaba la OPA del grupo alemán E.ON al cumplimiento de 19 condiciones que implican la venta de activos estratégicos de la primera eléctrica española.
Los títulos de la eléctrica, que se situaron durante casi todo el día en terreno negativo, oscilaron entre un precio máximo de 26,60 euros y un mínimo de 26,36 euros, nivel al que finalmente cerraron. El volumen de negocio alcanzó los 99,62 millones de euros. El máximo órgano de gobierno de Endesa adoptó esta decisión "previos los oportunos asesoramientos". El primer paso es presentar un recurso ante el Ministerio de Industria contra la resolución del organismo que preside María Teresa Costa, que exige a E.ON que se desprenda de un tercio del negocio de Endesa en España, alrededor de 7.300 megavatios (MW). Este recurso se sumaría al que presentará la empresa alemana esta misma semana.