Enagás podría estar estudiando un spin off de sus activos internacionales para dar entrada a un socio financiero que permita reforzar su estrategia de crecimiento fuera de España, operación que los analsitas consideran que podría tener un impacto positivo en la compañía.

Enagás podría estar planeando diferentes opciones para impulsar la creación de valor en su división internacional, según publica Expansión.

En este sentido, el grupo podría haber recibido numerosas propuestas para llevar a cabo un spin off de dicha división para poder incorporar así a nuevos socios financieros e industriales.

El analista de Renta 4 Ángel Pérez, afirma que la operación a priori podría tener un impacto positivo, viendo como en otros casos similares se ha conseguido aflorar valor para los accionistas.

Renta 4 recomienda mantener las acciones de Enagás, con un precio objetivo de 25,6 euros por acción.

Enagás comenzó en 2011 su proceso de internacionalización y en la actualidad tiene proyectos en México, Perú, Chile y Suecia. Además, participa junto con otros grupos en el Trans Adriatic Pipeline (16% de TAP), un ambicioso gaseoducto europeo de 878km que unirá Turquía con Italia a través de Grecia y Albania.

También puja junto con otros grupos en la privatización del gestor de redes gasista griego Desfa.

Desde el departamento de análisis de Bankinter destacan que el objetivo de esta potencial operación es doble: por un lado, posibilitar la incorporación de grandes aliados industriales y socios financieros para potenciar y acelerar el crecimiento del área internacional; y por el otro, aflorar y cristalizar el valor de sus inversiones internacionales.

Enagás comenzó su expansión internacional en 2011 y desde entonces ha invertido alrededor de 2.000 millones de dólares en sus proyectos en el exterior.

Esta cifra incluye los 490 millones invertidos en GSP (Perú), concesión que fue rescatada por el Gobierno peruano por los problemas de corrupción del principal socio del proyecto, el grupo brasileño Obedrecht.

Según señala Bankinter, Enagás espera recuperar esta inversión en los próximos años gracias a las garantías del contrato. La división internacional de Enagás representa alrededor del 15% de los resultados del grupo. El crecimiento en el área internacional le permitirá a Enagás compensar la previsible caída de los ingresos regulados en el negocio doméstico. El próximo periodo regulatorio de Enagás empieza en 2021 y el retorno regulado podría ser revisado a la baja ante la fuerte reducción el bono a 10 años en el actual periodo regulatorio.

Bankinter recuerda que otras utilities, han realizado spin-off (segregación de activos) similares con éxito. Es el caso de Gas Natural, que ha dado entrada a KIO en su negocio internacional de generación (Global Generation Power) y a Allianz y CPPIB en su negocio de red de distribución de gas.